El estrés y la diabetes tipo 2

El estrés y la diabetes tipo 2

La diabetes mellitus tipo 2 (dm2) suele darse principalmente en adultos y adultos mayores; sin embargo, en los últimos años también se está presentando en personas jóvenes, como resultado de la práctica de tres comportamientos poco saludables: el consumo de alimentos con alto contenido calórico, la disminución en la actividad física y el manejo inadecuado del estrés.

Anteriormente los tratamientos de la diabetes tipo 2 se centraban en la dimensión biomédica, que sugiere el empleo de medicamentos, el incremento de la actividad física y el consumo de alimentos saludables. No se le daba la suficiente relevancia a la dimensión psicosocial. Esto ha venido cambiando a lo largo de los años, ya que la angustia que provoca vivir con diabetes tiene un importante impacto sobre la capacidad de la persona de llevar un autocontrol eficaz.

Martha Funnel, investigadora del Departamento de Educación Médica y el Centro de Investigación y Formación en Diabetes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan (EE UU), propone que las actuales estrategias de salud deben ejecutarse desde una visión integral, donde debe trabajarse tanto la parte biomédica como otros aspectos esenciales, que permitan a los pacientes hacerse responsables de su padecimiento. Durante el tratamiento deben tomarse en cuenta diferentes variables como la edad, el contexto, las creencias, entre otras y se deben enseñar estrategias sencillas y de bajo costo que les permitan afrontar el estrés del día a día.

Quizás te interese leer: 10 formas de prevenir las complicaciones de la diabetes (parte 1)

Relación entre el estrés y la diabetes tipo 2

En la agitada vida actual, las personas tienen que enfrentar eventos altamente estresantes, como las exigencias laborales, familiares, sociales o económicas. Cuando el estrés que se enfrenta, es en pequeñas cantidades se considera bueno, puesto que permite a las personas mantenerse alertas y tener un buen desempeño en situaciones puntuales, por ejemplo, en el trabajo o al conducir su vehículo.

Sin embargo, algunos problemas como los económicos, no pueden resolverse de inmediato, por ello algunas personas pueden sentirse estresadas por un tiempo prolongado. A este se le considera estrés crónico, porque favorece la aparición o deterioro de enfermedades como asma, artritis reumatoide, problemas gastrointestinales, depresión, ansiedad y diabetes.

El estrés directamente no ocasiona la diabetes, ahora bien, para las personas que tienen esta tendencia, un aumento de estrés puede acelerar la aparición de esta enfermedad. Algunas personas pueden ser diagnosticadas con diabetes tipo 2 luego de un evento muy estresante, lo que desconocen es que la diabetes ya estaba presente, pero el estrés la desenmascara al elevarse los niveles de glucosa muy por encima de los rangos de control o al provocar la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad.

En las personas con diabetes tipo 2, los factores estresantes se potencializan, por un lado, por las exigencias que presenta la vida cotidiana, y por otro, por lo cuidados que requiere la enfermedad. Por ello, cuando el paciente tiene un manejo inadecuado del estrés, los nervios que controlan el páncreas pueden llegar a inhibir la secreción de insulina. La falta de insulina o la insensibilidad a la misma provocará que la glucosa recién producida, se acumule por largos periodos de tiempo en el torrente sanguíneo, esto puede ocasionar una lesión de pequeños vasos sanguíneos en ojos y riñones.

La frecuente activación de la respuesta del estrés en las personas con dm2 puede hacer que se acabe toda la energía, por ello pueden cansarse más rápidamente cuando realizan alguna actividad, situación que debe ser atendida para evitar una fatiga crónica.

Otro factor que genera estrés físico es la falta de sueño o sueño irregular, debido a que hormonas del estrés se elevan aún más cuando la cantidad de sueño es menor, manteniendo elevado el nivel de glucosa. Asimismo, el sueño irregular junto con otros factores de riesgo desencadena la dm2, ya que favorece la resistencia a la insulina.

También puedes leer: hipoglicemia e hiperglicemia: síntomas, causas y prevención

¿Cómo controlar el estrés?

Las personas con diabetes tipo 2 que normalmente se sienten agotadas no necesariamente tienen más estrés en su vida que otras. Lo que hace la diferencia es cómo responden al estrés. En algún grado la respuesta al estrés es genética, pero también es aprendida. Desde el ámbito psicológico, la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) puede ayudar a las personas con dm2 para que aprendan a moderar su reacción con métodos como técnicas de relajación que ayudan a incrementar el nivel de energía y calidad de vida.

La práctica regular de técnicas de relajación hace que los latidos del corazón y la respiración se hagan más lentos, el cuerpo utilice menos oxígeno y la sangre fluya más fácilmente a través del cuerpo, generando paz y descanso. Cuando las personas están bajo menos estrés, los medicamentos pueden funcionar con mayor eficacia.

En Kónfyt fomentamos el cuidado de la salud de las personas, por ello compartimos frecuentemente en nuestro blog información sobre la prevención y el tratamiento de la diabetes. Así mismo, ofrecemos un completo portafolio de exquisitos productos sin azúcar añadida aptos para personas con diabetes o que cuidan el consumo de azúcar. ¡Te invitamos a visitar nuestra tienda virtual para que conozcas las delicias que tenemos para ti!

Share this post


Ir al contenido